DENTIPLAN
Blog

Sedación consciente: qué es y cuándo utilizarla

Sabemos del estrés que puede ocasionar una visita al dentista, sobre todo para los más pequeños, aunque la problemática del estrés, el miedo y el dolor abarca a todos los pacientes de todas las edades, sin excepciones. Para solucionar este inconveniente existe la sedación consciente.

Sea cual sea su forma, vía intravenosa o por inhalación, la sedación consciente ha sido diseñada para causar una sensación de relajación en el paciente, sin padecimiento ni dolor, sólo bienestar, mientras se realizan los procedimientos médicos pertinentes.

Se llama sedación consciente porque no requiere una anestesia total. El paciente se encuentra despierto mientras es atendido, pero bajo una profunda sensación de tranquilidad y paz.

Existe una realidad y es que a raíz del estrés y el nerviosismo que un paciente puede experimentar por una sesión en una clínica dental, este puede ser un motivo real de suspensión de citas, y de postergar de manera interminable una necesaria visita al odontólogo.

Como es de esperarse esto puede traer interminables problemas bucales, ya que todos necesitamos revisiones periódicas de una zona tan sensible como lo es nuestra dentadura.

Los dientes y las encías poseen miles de terminaciones nerviosas que pueden hacer que cualquier revisión o intervención en esa zona sea dolorosa o molesta. Por este motivo muchos dejan de lado su salud dental, para evitar someterse a estos tratamientos.

Si una infección no se trata por un tiempo prolongado, puede ocasionar una serie de problemas aún peores en nuestra dentadura. Incluso evitar una simple revisión puede traer problemas, ya que de esta forma se pierde la oportunidad de detectar de forma temprana algún problema que pueda existir.

Nuestros profesionales siempre buscan la manera de que el paciente se sienta lo más cómodo y relajado posible. Es por eso que cada vez se utilizan más técnicas para que esto sea posible. Nuestra clínica dental se profesionaliza en la sedación consciente para el bienestar del cliente.

CUANDO UTILIZAR LA SEDACION CONSCIENTE

Muchos pacientes se acostumbran a vivir con alguna dolencia o malestar con tal de no atravesar por la experiencia del consultorio. Sabemos que esto no es vida.

Cuando esa revisión se hace necesaria o esa molestia dental empieza a afectar la calidad de vida del paciente, es hora de utilizar la sedación consciente.

sedacion-consciente-1

Es decir, siempre que exista una ansiedad de parte del paciente lo suficientemente fuerte como para empezar a afectar su salud bucodental, ya es motivo suficiente para poder solicitar la técnica de la sedación consciente.

Lo mismo aplica para aquellos niños con los cuales es difícil lidiar para que asistan al dentista, porque el estrés y miedo que experimentan es demasiado.

A la mayoría de las personas no les gusta ir al odontólogo. Sin embargo, a veces el sentimiento de estrés y ansiedad es mucho mayor en algunos. Evalúa bien tus opciones para saber si es realmente necesario recurrir a esta técnica.

Generalmente resulta muy habitual aplicarla en cirugías y aplicaciones de implantes en donde la invasión será un poco mayor y por ende las molestias.

En estos casos al tratarse de cirugías más largas, se recurre a la sedación intravenosa propiciada a través de fármacos seleccionados cuidadosamente.

También es una técnica muy solicitada para la extracción de muelas, y en menor medida para tratamientos leves como una higiene general, pero que pueden resultar muy molestos dependiendo del estado de la dentadura.

Para estas ocasiones una sedación por inhalación de óxido nitroso será suficiente.

Recuerda además que, para ejecutar este proceso, se precisan profesionales formados especialmente en anestesiología y en reanimación. Nuestro equipo técnico cuenta con personal preparado y con el equipamiento requerido para llevar adelante esta técnica, desde equipos para medir presión arterial, signos vitales, flujo de oxígeno y desfibrilador de reanimación.

También previo a recurrir a este procedimiento, es necesario conocer el estado de salud del paciente, con una prueba de coagulación y un electrocardiograma. También siempre es necesario estar acompañado ante este tipo de procedimientos, ya que el paciente tardará unas horas en recuperar totalmente sus reflejos.

Teniendo en cuenta todas las ventajas que trae la sedación consciente, ya sabes que no existe la necesidad de seguir postergando ese necesario tratamiento, y que podrás empezar a priorizar tu salud dental por encima de las molestias y el estrés.